Sexismo y violencia de género

0
0
196
8 months ago
Preview
Full text
Fernando González Pozuelo Sexismo Sexismo y y violencia violencia de de género género en la en la población población escolar escolar de de  Fernando González Pozuelo Sexismo Sexismo y y violencia violencia de de género género en la en la población población escolar escolar de de Sexismo y violencia de género en la población escolar de Extremadura. Un estudio sociológico para la igualdad de género SERIE O COLECCIÓN, Nº Fernando González PozueloSexismo y violencia de género en la población escolar de Extremadura. ISBN 978-84-7723-866-91. Sexismo en educación-Extremadura. I. Título. II. Universidad de Extremadura, Servicio de Publicaciones, ed  343.62(460.25)© El autor © Universidad de Extremadura para esta 1ª ediciciónDiseño de cubierta: Zacarías Calzado Almodóvar Edita: Universidad de Extremadura. www.grafi cascolor.com Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de esta obra sólo puede ser realizada con la autorización de sus titulares, salvo excepción prevista por la ley. EQUIPO DE TRABAJO  Aquí podemos retomar el tema de la llamada base de verdad de los estereotipos, y la discusión puede prolongarse, por un ladoa los determinantes biológico-evolutivos de la diferencia entre los sexos y por otro, a los procesos de socialización que miran a que, a partir de la más tierna edad, loshombres y las mujeres se adapten, desde sus profundas disposiciones personales, para asumir las funciones que les han sido asignadas. Los análisis más recientes sobre la violencia de género destacan dos condicio- nes de riesgo de especial relevancia: la tendencia a justifi car y reproducir los mo-delos sexistas y violentos con los que se ha convivido durante la infancia y la adolescencia y el desequilibrio de poder existente entre los hombres y las mujeres,a partir del cual se crean y perpetúan los estereotipos vinculados al género (Díaz- Aguado, 2001). DATOS GENERALES  Las relaciones de dependencia y sometimiento de las mujeres respecto de los hombres son abiertamente objeto de rechazo, tanto por lo que se refi ere a la vin-culación con el mercado de trabajo como a la responsabilidad en la crianza de los ij os/as, y todas aquellas otras tareas y funciones que suponían tradicionalmente hun motivo de discriminación entre los sexos, (Cristina Alberdi, 1994). Llama la atención comprobar que con los h 29 Sexismo y violencia de género en la población escolar de extremadura En la sociedad de hoy en día donde el anonimato es la pauta general, el temor a dejar solos a los h ij os/as es inevitable, y más observando las dosis de violen-cia que se dan en la sociedad actual. 46 Fernando González Pozuelo En primer lugar, la actitud básica de los padres y madres hacia el niño o niña  Esta pasividad ante un compañero/a en peligro tiene varias con- secuencias: en primer lugar, los niños y niñas se desensibilizan cada vez más ante elsufrimiento de otros/as a medida que contemplan situaciones en las que no se inter- viene, (Safran y Safran, 1985), en segundo lugar, existe la posibilidad de que quiencontempla la escena de forma pasiva, puede llegar a experimentar una situación de indefensión similar a la de la víctima. Las medidas se elevan Sexismo y violencia de género en la población escolar de extremadura 61 Valenciana anunció el pasado mes de marzo la regulación del uso de móviles en las escuelas después de que en un instituto de Xàtiva se registrara una violenta pelea de chicas que llegó a los teléfonos móviles de todos los alumnos. MEDIDAS PARA APLICAR EN LA ESCUELA  Ello hace que el consumo del tabaco por parte de las mujeres se dispare de forma alarmante y que incluso supere el número de hombres consumidores,o que se inician en el consumo.  Se sigue pensando de forma tradicional, que el consumo es un signo de Sexismo y violencia de género en la población escolar de extremadura 79¿Con qué frecuencia consumes cada uno de los productos siguientes? El relativo grado de acuerdo que manifi estan algunos chicos y chicas respecto a la guerra puede ser explicado por la lejanía del fenómeno, la progresiva insensibi-lización ante el mismo, la cantidad de información que recibimos todos los días de diversa índole, y a su vez, por la interiorización de un patrón de comportamientomasculino en el que la agresividad, la fuerza y otra serie de valores, están muy po- tenciados. REALIZA TAREAS EN SU PROPIO BENEFICIO POSIBILIDAD DE PRACTICAR)AYUDA CONSTANTE  Los niños y las niñas aprenden de sus padres, de sus profesores/as, de su en- torno más cercano, de la televisión, de los libros, toman sus modelos y forman suconcepto del mundo y de los demás, acoplando su comportamiento, en función de los modelos que les sirven, en muchos casos estereotipados, de lo que se espera deellos y de ellas. Y los maestros/as deben ser conscientes de la nueva situación social en la que está instalada la escuela y los cambios de actitudes que los nuevos tiempos nos exigena todos, y más si tenemos en cuenta que en la segunda mitad del siglo XX se han producido más avances tecnológicos y científi cos que en el resto de la historia de lahumanidad (Muñoz Repiso, M. 2000). INDICA EL GRADO DE ACUERDO QUE TIENES CON LAS SIGUIENTES  123Sexismo y violencia de género en la población escolar de extremaduraEl hecho de que en muchas empresas las mujeres cobren menor salario que los hombres, en el mismo puesto de trabajo, se debe probablemente a que los hombres rinden más El aportar más dinero a la casa y poseer más fuerza física se ha considerado como perteneciente a los hombres, y el trabajo de la mujer, y de los niños en su momento,se consideraba de menor categoría. Por ejemplo, el interés por el estudio o la inteligencia son cualidades destacadas en la mujer.  Atribuyen las diferencias que perciben en los comportamientos masculinos y – femeninos a “formas de ser” de los chicos y las chicas.  Muchas de las afi rmaciones sobre la manera de ser de los chicos y las chicas – son asumidas inconscientemente como cualidades esenciales que se contradi-cen con las observaciones de lo que objetivamente ocurre en la realidad.